María del Pilar Ortiz: “Los teleféricos permiten integrar las ciudades”

El desarrollo de teleféricos en Latinoamérica es reciente, pero con casos exitosos en Colombia, Venezuela y Bolivia. En Lima ya están en proceso dos proyectos: San Juan de Lurigancho y Lima Norte, en los cuales ha participado la consultora extranjera Ardanuy. Sobre este sistema de movilidad por cable conversamos con la especialista en Desarrollo y Gerencia Integral de Proyectos Consorcio Cables del Perú, María del Pilar Ortiz, ingeniera de la empresa Ardanuy que forma parte del equipo.

Ingeniera, ¿qué es lo que actualmente viene desarrollando Ardanuy? Actualmente, estamos liderando el proyecto de movilidad por cable en Cajamarca. Como Ardanuy nos desarrollamos globalmente en el área de consultoría con proyectos ferroviarios, energía y estamos integrando un área de teleféricos que hemos desarrollado en Bolivia y ahora en Perú.

¿En qué consiste el sistema de movilidad por cable? El transporte por cable es aéreo e independiente porque no depende de otros sectores. Su uso es principalmente para zonas de ladera y alta montaña. Es muy eficiente en países con grandes montañas como Colombia y en países como Perú donde alrededor de grandes ciudades como Lima existen zonas de ladera. Actualmente, se está usando el teleférico como medio de transporte masivo. En Medellín encontramos el sistema Metrocable que ha funcionado de manera excelente. Este es un ejemplo para todo el mundo de cómo un sistema creado inicialmente solo para turismo o transporte de esquiadores ha ayudado mucho al desarrollo de las ciudades.

¿Cómo ayuda el desarrollo? Es un proceso de integración porque se desarrolla en las zonas de ladera donde está la gente de menos recursos. En Medellín, cuando se puso, la gente empezó a ser parte de la ciudad, se integró. Les dio una gran felicidad saber que la misma ciudad se estaba encargando que ellos integren un sistema barato, útil y rápido.

DETALLES

¿Cuántos tipos de teleférico existen? En teleféricos tenemos dos tipos: los bicables y monocables. Los bicables que poseen un cable portante que lleva la carga y un cable tractor, cada uno con una función diferencial. Estos teleféricos bicables permiten poner los postes en vanos de mayor longitud a los 200 metros, soportan cabinas de 50 personas e incluso hay teleféricos tricables, con cabinas para 100 personas, de dos pisos, que se encuentran en Europa. También tienen mayor resistencia a los vientos transversales, precisamente porque hay dos cables, cada uno con su función independiente, que da mayor estabilidad a la cabina.

¿Cómo son los monocables? Los teleféricos monocables, como su nombre lo indica, solo poseen un cable y este desarrolla dos funciones: la de tracción y la de carga. En estos teleféricos las cabinas son más pequeñas, de 6 a 12 personas, y se enganchan al cable mediante unas pinzas, sean fija o desenganchables. Se utilizan vanos de 200 metros.

¿Cómo se conforman los teleféricos? Se conforma de dos estructuras básicas: los postes y las estaciones, entre las cuales se hace el tendido de cable donde van a engancharse las cabinas. Funciona efectivamente en zonas de laderas porque si pusiéramos un carro a subir una pendiente muy alta, seguramente los dos primeros dos meses va a funcionar perfecto, pero luego ya empieza a fallar, se sobresfuerza el motor y se deteriora el sistema de tracción. El cable funciona mediante un impulso, unas poleas que van a permitir que el sistema sea duradero.

¿Podría detallar las características de los postes y las estaciones? Los postes alcanzan alrededor de 40 metros de altura, son metálicos y cónicos, tienen un diámetro en la base de 4 a 5 metros y se pueden separar hasta 200 metros, dependiendo de los obstáculos que se encuentre. En tanto las estaciones regularmente tienen dos pisos, llegan a una altura de 15 metros. En la primera planta está la zona de taquilla, y ya en la segunda es para ingreso a la cabina.

¿Cómo están cimentados los postes? Los pilotes mecánicos se hacen con una cimentación de gran tamaño, con zapatas con una profundidad de 5 metros en promedio y se ponen con pernos de anclaje. Solo si es un suelo malo se pilota.

¿Cuánta es la velocidad de un teleférico? La velocidad promedio de un teleférico es de 15 kilómetros por hora, quizás podría ser una cifra pequeña pero este medio nunca se detiene. De estación a estación no se tienen embotellamientos ni nadie lo empuja a uno. Todos sabemos que sufrimos de ello en ciudades como Lima o Bogotá donde recorrer un tramo te puede tomar 10 minutos o dos horas, por el tema de movilidad terrestre que tenemos. En cambio el teleférico no para, solo al momento de llegar a la estación se disminuye la velocidad a 0.5 metros por segundo, a fin que las personas puedan bajar en un sector y subir en el otro. La capacidad de las cabinas en un teleférico monocable es de 6 a 12 personas y se pueden poner cabinas cada cinco segundos.

SUDAMÉRICA

¿En qué países de Sudamérica ya existen teleféricos? Existe en Colombia, Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina y Chile. En estos dos últimos se ha desarrollado mucho por los esquíes en nevados como Bariloche. Con Ardanuy hemos participado en el programa “Mi Teleférico”.

¿Podría detallar este proyecto en Bolivia? En Bolivia, “Mi Teleférico” tiene seis líneas, tres de ellas ya están en uso: La Línea Roja tiene dos estaciones, la Línea Amarilla posee cinco y la Línea Verde tiene tres. Ha sido de gran importancia en Bolivia porque ha permitido que mucha gente lo use y ha hecho que la ciudad se desarrolle hacia los puntos donde están las estaciones de teleférico. Para el teleférico en La Paz el sistema electromecánico fue proporcionado por la empresa alemana Doppelmayr.

En Bolivia, el proyecto “Mi Teleférico” tiene seis líneas y ha sido de gran importancia porque ha permitido que mucha gente lo use y ha hecho que la ciudad se desarrolle hacia los puntos donde están las estaciones de teleférico.

 

PERÚ

¿Cómo se enmarcan los teleféricos en el desarrollo sostenible de nuestro país? En el Perú existe el programa Nuestras Ciudades cuyo objetivo general es la calidad de vida de las ciudades. Esto se logrará protegiéndola, haciéndola crecer, mejorando y sobre todo integrando a la población. Hay cuatro proyectos líderes: PNC-Maquinarias, Proyecto Nuevas Ciudades, el Proyecto Huaros y el Proyecto Teleféricos.

¿Por qué nace el Programa Teleféricos? Se dieron cuenta que en el Perú hay tres problemas grandes. Uno de ellos es el crecimiento del parque automotor. Cada día hay más tráfico, contaminación, demoras y la gente está disminuyendo su calidad de vida por todos estos problemas. El otro dilema es el sistema de transporte urbano limitado, porque no existe un sistema organizado. Aún tiene una sola línea de metro que si bien atraviesa toda la ciudad, no llega a todas las zonas de Lima.

¿Cuál es el otro problema? El otro es la dificultad del ascenso a las zonas de ladera como San Juan de Lurigancho o Lima Norte. Aquí la población tiene que caminar hasta los puntos más altos y si bien hay escaleras, presentan mucha dificultad, tanto para la gente como para los transportadores.

¿Cuáles son los objetivos del programa? El primero es lograr la integración del territorio, que esas zonas de ladera no se sientan apartadas de la ciudad. Asimismo, mejorar la accesibilidad de las personas que viven en esas zonas para facilitar su acceso a espacios de centro donde residen sus puestos de trabajo. Esto está basado en experiencias exitosas como lo que ocurrió con el Metrocable de Medellín donde una zona de bajos recursos se integró a la ciudad permitiendo su desarrollo.

¿Cuántos teleféricos se están desarrollando en el país? Ya han sido aprobados dos en los que ha participado Ardanuy. El primero es el de El Agustino desarrollado en los Cerros de El Agustino y Catalina Huanca. Tiene una extensión de 3.8 kilómetros, cuenta con cuatro estaciones y un tiempo de recorrido total de la estación primera a la estación última de 16 minutos, lo que ahorra en total un promedio de 42 minutos comparado con otro medio de transporte tradicional. Y se está beneficiando exclusivamente a población de escasos recursos. En El Agustino participamos en consorcio y está en proceso.

¿Cuál es el otro teleférico? El Lima Norte es más largo, tiene la ventaja que estará conectado con dos sistemas de transporte que ya están funcionando en Lima, que son el Metro y con el Metropolitano. Se va a ubicar en el cerro Amancaes beneficiando a los distritos de Independencia y San Juan de Lurigancho. Tiene una extensión de 6.02 kilómetros con cinco estaciones. Actualmente, llegar de la estación primera a la quinta demora en promedio 83 minutos, que cuando se instale el teleférico será en 24 minutos. El teleférico en su primera estación estaría unido a la estación El Naranjal y en su quinta a la Estación San Carlos. Aquí participamos como contratista y el proyecto está en un proceso de licitación.

¿En qué otros teleféricos están participando en nuestro país? Estamos participando con otra compañía en el Consorcio Cables del Perú para el desarrollo del estudio de perfil y factibilidad de un teleférico en Cajamarca. Como está en desarrollo no puedo adelantar muchos detalles.

Finalmente, ¿por qué es importante el desarrollo de teleféricos en Latinoamérica? Porque ofrece una movilidad diferente. Es limpio, no produce gases tóxicos y es alimentado por energía eléctrica. Lo único que produce daño es en la etapa de construcción como cualquier obra. Como no afecta al medio ambiente está creciendo en Latinoamérica.

Publicado en revista Proyecta 39.

 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)