Puente serpiente

La firma danesa de arquitectura Dissing & Weitling diseñó el “Puente Serpiente para bicicletas”, un bici carril elevado ubicado en Copenhague, que hace al ciclismo más seguro y más rápido.

El ayuntamiento de Copenhague necesitaba resolver cómo mover las bicis en el entorno del centro comercial Fisketorvet, un punto conflictivo en la relación peatón-ciclista, sobre todo en el verano, donde hay una gran afluencia de gente. No existía separación entre ciclistas y peatones, situación que empeoraba por la combinación de curvas ciegas, escaleras y vías que requerían giros de 90 grados, lo que generaban problemas de seguridad y pequeños accidentes.

La solución fue crear un puente elevado en rampa. Ha sido pintado de naranja brillante, se extiende 200 m y se eleva a 18 m de altura, hasta la entrada de la calle en Havneholmen y continúa a lo largo Fisketorvet hacia la entrada principal del centro comercial.

El lugar bajo la rampa, de casi 100 m de largo, también puede ser utilizado como espacio de recreo, a resguardo de la lluvia. Tiene iluminación incorporada, lo que unido a su llamativo color lo hace muy atractivo por la noche.

Ahora, 12,500 ciclistas circulan a diario por este paso, sin temor a toparse con un peatón y tener que esquivarlo. También ha evitado a los ciclistas bajarse de su medio de transporte y cargar con él para subir y bajar escaleras para continuar su viaje.