Un cabaña prefabricada de 10 m2 fue creado por el diseñador industrial Evan Bare de la empresa 608 Design Studiom (Canadá) y BLDG Workshop. Es un módulo de alojamiento de corta estancia que pudiese integrarse en la naturaleza sin generar un fuerte impacto.

Existen cuatro modelos, construidas con paneles prefabricados que pueden montarse en pocos días. Hay dos con fachada frontal y trasera de cristal, ya sea con o sin chimenea, recomendado para quienes quieren huir del estrés y vivir en plena naturaleza. Existen otras dos opciones con una sola pared acristalada o simplemente con la puerta, para aquellos que, además de huir del ruido, huyen de la luz o para los que vayan a montar su cabaña en alguna zona menos aislada.

Estas casitas no cuentan con entradas ni salidas de agua corriente, por lo que no tienen ni cocina ni cuarto de baño. Hay que tener en cuenta que están pensadas como zona de recreo auxiliar para una vivienda mayor o como alojamiento al estilo camping.