Paseo del Bajo

Un proyecto sobre movilidad urbana ha sido presentado por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en abril de 2016, que pretende conectar la autopista Buenos Aires-La Plata y la autopista Illia mediante un sistema vial en las avenidas Eduardo Madero-Huergo y Alicia Moreau de Justo.

El diseño incluye una autopista, espacios peatonales y nuevas plazas como respuesta al objetivo de abordar el reordenamiento del tránsito en la zona céntrica del bajo porteño.

El proyecto Paseo del Bajo es un sistema vial de aproximadamente 6 km y 12 carriles, donde cuatro de ellos se encontrarán en una autopista subterránea exclusiva para tránsito pesado, mientras que los ocho carriles restantes serán destinados al tránsito liviano. La proyección es la mejora en la circulación diaria de los 25,000 vehículos particulares y los 10,000 camiones de carga que circulan por las actividades portuarias.

El anuncio oficial señala que el Paseo del Bajo funciona a modo de proporcionar áreas verdes, reducir los tiempos de viaje y sumar vías seguras para la circulación peatonal o en bicicleta como forma de revitalización de la ciudad. Si se aprueba la cesión de los terrenos y los cambios en la planificación urbana del sector, se estima su cumplimiento dentro de tres años.