Soluciones eléctricas deben garantizar seguridad y producción continua en los proyectos mineros

“El uso de electricidad en proyectos mineros implica el cumplimiento de los estándares impuestos en la Norma Técnica “Uso de la Electricidad en Minas”, así como en el Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería, debido a su alto riesgo y complejidad” indicó el jefe del área de presupuestos y soluciones industriales de Promelsa, ingeniero Miguel Chávez.

Ante estas exigencias, Promelsa diseñó el Centro de Control de Motores (CCM), solución eléctrica utilizada para el funcionamiento de perforadoras, chancadoras, fajas transportadoras y toda maquinaria minera que necesita de un motor, cuenta con una capacidad de hasta los 100kA, máxima corriente que resiste un equipo sin que se malogre, se derritan las barras internas o deje de funcionar.

“El CCM posee una certificación de arco interno que garantiza la protección de los colaboradores ante un cortocircuito producido al interior de la celda. Ninguna esquirla o gas caliente podrá escapar”, aseveró el especialista de Promelsa y destacó, además, que el CCM evita paradas no programadas hasta en un 50% menos que el promedio de tecnologías que se ofertan en el mercado nacional.

Otra solución eléctrica para el sector minero es el aceite dieléctrico vegetal para transformadores. Se trata de un fluido que desarrolla mayor potencia a operación continua. Este aceite permite mayor vida útil al transformador, además es amigable con el medio ambiente (biodegradable) y evita incendios (soporta temperaturas mayores a los 340°C).

“El transformador con aceite dieléctrico vegetal es una solución muy segura frente al aceite convencional. Por ejemplo, garantiza el bienestar del trabajador y el entorno en caso de un derrame de fluido”, puntualizó.