Baños secos portátiles: Saneamiento básico para poblaciones vulnerables

Más de dos millones de personas en la ciudad de Lima carecen de un servicio de saneamiento adecuado, es decir, no cuentan con servicios de agua y desagüe. Para resolver este problema, la organización X-runner propone un novedoso sistema que consiste en la provisión de inodoros secos portátiles y el recojo semanal de los desechos. 

Esta iniciativa constituye una alternativa higiénica frente a las letrinas comunes, que en muchos casos generan contaminación y se convierten en focos infecciosos para la población.

Isabel Medem, alemana de madre peruana, es CEO y cofundadora de X-runner. Según comenta, la organización social nace a partir de la necesidad de reinventar los baños convencionales, pero adaptándolos a la realidad de las familias de bajos recursos. Se aplica una tecnología simple denominada Urine diversion (Desviación de la orina), que se basa en la separación de los desechos líquidos de los sólidos, lo que resulta en un proceso más higiénico.

X-runner, en colaboración con la Asociación Civil Sanisol, ha intervenido hasta el momento en 28 asentamientos humanos, específicamente en el distrito de San Juan de Miraflores, en la zona de Pamplona. Unas 220 familias cuentan con el servicio, lo que equivale a 1,000 beneficiados aproximadamente. Cada una de estas familias paga una mensualidad de S/. 39, que incluye el alquiler del inodoro y el servicio de recolección. La meta más próxima es llegar a 2,000 personas, para lo cual se vienen realizando actividades de recaudación de fondos.

Según el Informe de Impacto Social de X-runner, el 74% de los usuarios de los baños secos son migrantes de diferentes regiones andinas y de la selva peruana, que viajan a Lima en busca de progreso económico y social, y todos pertenecen a los niveles socioeconómicos más bajos de la escala. Un 87% representa al nivel D, mientras que el 13% al nivel E. En promedio, cada hogar está formado por cuatro miembros y el ingreso mensual varía entre los US$ 490 y US$ 710.

Se observó que hasta el 94% de los usuarios usaba letrinas o silos antes de adquirir el inodoro seco, mientras que el 6% restante no contaba con ningún servicio higiénico.

 

El inodoro seco es un sistema de saneamiento alternativo que funciona sin necesidad de agua ni alcantarillado. El asiento posee dos circuitos que separan los residuos sólidos de los líquidos. Unas 220 familias cuentan con el servicio. Cada una paga una mensualidad de S/. 39, que incluye el alquiler del inodoro y el servicio de recolección.

LA SOLUCIÓN

El inodoro seco es un sistema de saneamiento alternativo que funciona sin necesidad de agua ni alcantarillado. Isabel Medem explica que el asiento posee dos circuitos que separan los residuos sólidos de los líquidos, a fin de que el proceso sea más higiénico. Gracias a esto, se evitarán malos olores y la proliferación de insectos.

Las heces son depositadas en un balde recubierto por una bolsa biodegradable, a la que se le añade aserrín luego de cada uso. En tanto, la orina es dirigida a un tanque o agujero de absorción en el suelo, a fin de que se evapore. El sistema se complementa con un tubo de ventilación que da al exterior del ambiente.

Medem indica que, una vez por semana, parte del equipo de X-runner va a las comunidades de los beneficiarios a recoger los deshechos generados, que son entregados en baldes. A cambio, las familias reciben nuevas bolsas biodegradables y más aserrín para continuar haciendo uso del inodoro. Los camiones de recojo van a zonas de difícil acceso y el servicio ayuda a que se cree un vínculo entre el cliente y la organización.

Los deshechos humanos son procesados en una planta de tratamiento, que da como resultado un producto denominado compost, el cual puede ser utilizado como abono agrícola, sin que ello genere riesgo alguno para la salud, ya que durante el proceso se eliminan todos los agentes patógenos que pudieran contener y que resulten nocivos, explica Medem.

En principio, la empresa diseñaba sus propios baños con fibra de vidrio, que se distribuían bajo la marca Family’s. Posteriormente, fueron contactados por la empresa sueca Separett, líder en fabricación y provisión de baños secos y máquinas de compostaje. Tras establecer una alianza, añadieron a su oferta los inodoros de la referida marca, que son de plástico y poseen gran resistencia.

“Desde el comienzo, nos preguntamos cómo hacer para que las familias pobres de zonas urbanas tengan un baño sin que ello implique hacer toda una construcción. La idea de que les va a llegar la infraestructura adecuada es muy lejana, entonces buscamos una alternativa económica y que resulte cómoda y agradable”, comenta Medem.

IMPACTO

Isabel Medem indica que un inodoro normal gasta cerca de 31,100 litros de agua por año, mientras que un silo gasta cerca de 9,450 litros. Los baños secos, en cambio, a lo mucho requerirán 84 litros, destinados básicamente para labores de limpieza, por lo que el impacto económico de los baños secos resulta favorables para las familias que lo utilizan. Por otro lado, los problemas de salud que pueden generar las letrinas superan cualquier costo monetario, mientras que la instalación de una red de desagüe privada generaría un costo 10 veces más alto que el servicio de X-runner.

Para facilitar el pago del servicio, la empresa ha implementado un sistema de cobranza innovador, que consiste en el uso de Agentes BCP. Ello, a su vez, inserta a los usuarios en el sistema bancario. X-runner manifiesta que, gracias a la continuidad en los pagos, logra obtener ingresos mensuales de S/. 3,000, un monto indispensable para lograr la sostenibilidad operativa de la empresa.

Según una encuesta de satisfacción realizada a finales del año pasado, el 68% de usuarios dijo estar conforme con el servicio del baño, mientras que el 86% está satisfecho con la modalidad de pago a través del agente bancario. La organización indica que el 70% de clientes paga la mensualidad puntualmente, aunque en temporadas festivas el porcentaje disminuye. La tasa de retención de usuarios fue 88%, lo que supone una cantidad mínima de desinstalaciones por mes.

La principal causa de desinstalación (41%) se debe a que los usuarios decidieron mudarse a otro distrito. La segunda razón (23%) fue que hay pocas personas en casa durante el día, mientras que la tercera (12%) responde a la instalación de una red privada de desagüe o la instalación de una letrina. Por último, el 6% de usuarios dejó de contratar el servicio por considerar que la mensualidad es muy elevada.

X-runner indica que está considerando formular una oferta para aquellas familias que dejan de contratar el servicio por no encontrarse en casa durante el día, la cual consiste en un servicio de recojo quincenal, o bien en brindar la posibilidad de dejar los deshechos en puntos de acopio cuando más les convenga, para que ya no tengan la necesidad de acudir a la recolección semanal.

 

Gráficas que resume el ciclo del servicio de X-runner y cuadros con las mediciones de impacto, con los niveles de satisfacción, puntualidad en los pagos, causas de desinstalaciones y cantidad de compost producido.

 

IMPACTO AMBIENTAL

El máximo objetivo de esta iniciativa es reducir el uso de agua. Gracias a su propuesta, el consumo es 0.88% menor que en un silo y hasta 0.27% menor en comparación a los inodoros convencionales (conectados a una red sanitaria). Además, en las operaciones se utiliza la menor cantidad de agua posible, que se reúsa en su totalidad, previo tratamiento, para el riego del compost.

Entre agosto del 2013 y setiembre del 2014, se ha contabilizado una recolección total de 31 toneladas de desechos humanos, lo que equivale a la producción de 15.5 toneladas de compost. A raíz del incremento constante de usuarios, la cantidad de heces que ingresa semanalmente viene registrando un incremento considerable.

A finales del año pasado, el compost generado por X-runner fue sometido a un análisis parasitológico y microbiológico, que dio como resultado el alcance de la concentración perfecta de coliformes fecales, de acuerdo a los parámetros establecidos por normas de Chile. El estudio comprobó que este compost está apto para la venta. Por este motivo, la organización se encuentra en la búsqueda de clientes potenciales para la compra de ese producto, útil para la fertilización de áreas verdes o como relleno sanitario.

“Nuestro sistema es innovador. Tal y como se ofrece hoy, es capaz de darle una vuelta completa a la forma en la que creemos que debería funcionar el saneamiento. Para nosotros solo basta presionar un botón, por lo tanto, el hecho de haber desarrollado una idea diferente es algo muy importante. Tenemos la idea de seguir afinando detalles en el servicio y así poder ir mejorando con el tiempo”, señala Isabel Medem.

RECONOCIMIENTOS

En 2013, X-runner fue certificada como corporación tipo B. Esto quiere decir que reúne un conjunto de estándares de desempeño social y ambiental, así como de responsabilidad y transparencia. Ese mismo año, la organización fue seleccionada para participar en el Programa de Incubación de Empresas de NESsT en Perú, obteniendo además financiamiento por parte de GCC y Swiss Re.

A comienzos del año pasado, llegó a la final del premio “Unilever Sustainable Living Young Entrepreneur Award”, consiguiendo una subvención de € 10,000, mientras que en agosto fue finalista del premio Kunan, en la categoría de proyectos innovadores. En noviembre, la edición en español de MIT Technology Review nombró a Isabel Medem entre los cinco mejores innovadores peruanos jóvenes, y a comienzos de 2015 la revista Forbes la incluyó en su lista de los mejores 30 emprendedores sociales menores de 30 años.

 

Publicado en Ed. 33 revista Proyecta. Lima-Perú.