Árboles pintados para mejorar la calidad del aire

La Asociación Aire, en coordinación con el Banco de Crédito del Perú (BCP), realizaron una intervención de voluntariado en el colegio Defensores de Junín en El Agustino, el distrito con la peor calidad de aire de Lima. En esta iniciativa utilizaron 250 m2 de la pintura Boysen Knoxout + Cristalactiv, solución a base de dióxido de titanio fotocatalítico que logra disminuir el nivel de contaminación.

La contaminación del aire es un problema de nivel planetario. De acuerdo al informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas siete millones de personas murieron -una de cada ocho del total de muertes del mundo- en 2012 como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica.

El organismo indicó que el ranking de ciudades más contaminadas del mundo lo lidera Nueva Delhi (India) seguido de Beijing (China) y Doha (Qatar). La capital de Perú, Lima, se ubica en la novena ubicación, siendo así la ciudad más contaminada de América.

PINTURA

La Asociación Aire (Arte, Innovación, Responsabilidad Social y Ecología), es una organización sin fines de lucro cuyo fin es mejorar la calidad de vida en Lima. Lo realiza a través de dos ejes de actividad: aportar una solución sostenible al problema de la contaminación ambiental utilizando la primera pintura en el mundo que limpia el aire; y mejorar la estética de la ciudad a través de la creación de murales de comunicación visual.

La pintura que emplean se denomina Boysen Knoxout + Cristalactiv. Esta solución a base de dióxido de titanio fotocatalítico, fue usada en ciudades como París, Londres, La Haya y Manila, logrando disminuir el nivel de contaminación hasta en un 20%.

Elimina la mayor parte de los contaminantes presentes en las zonas urbanas como el NOx (óxido de nitrógeno), SOx (óxido de azufre), COVs (compuestos orgánicos volátiles), generados por los vehículos, la industria y la producción de energía. Además se activa por acción de la luz (natural o artificial), reacciona en presencia de oxígeno y vapor de agua y genera moléculas muy reactivas.

Posee la propiedad de purificar el aire y eliminar los malos olores. Además, previene la aparición del musgo y destruye las bacterias presentes en el aire, evitando la propagación de infecciones respiratorias. Las pinturas fotocatalíticas, con referencia al aire contaminado de una ciudad que supera los límites legales de polución, tiene una capacidad media de eliminación de contaminantes de 91%.

“Cada metro cuadrado pintado con esta pintura filtra la misma cantidad de smog que un árbol adulto. Además es autolimpiable, dura entre 3 a 4 años, y puedes comunicar con este material, la diferencia de otras soluciones fotocatalíticas”, señala la gerente de proyectos de la Asociación Aire, Joanna Carty.

Con la Asociación Aire se pintaron en total 250 m2. Además se recuperaron 90 m2 de áreas verdes gracias a los trabajos de jardinería.

PROBLEMA

El BCP, desde su enfoque de responsabilidad social, posee como objetivo principal el apoyo a la educación. Por ello, a través de su Programa de Voluntariado, abarca los campos de educación desde distintos puntos, siendo uno de ellos el medioambiental. 

“En la Asociación Aire encontramos esta opción gracias al trabajo que realizan con esta pintura que posee un beneficio para el medioambiente. Nosotros lo queremos fomentar y divulgar a través de nuestros colaboradores a fin que conozcan estas alternativas”, comenta la coordinadora del Programa de Voluntariado del BCP, Alexandra Infante.

La institución bancaria trabaja estos temas educacionales con una red de 60 colegios en la capital. Pero ante la imposibilidad de realizarlo todos los centros educativos por diversos motivos, apostaron por el colegio Defensores de Junín en El Agustino.

Este distrito es uno de los que cuenta con los mayores niveles de contaminación de polvo atmosférico. Según datos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) del 2014, esta zona de la metrópoli alcanza valores equivalentes a 9.22 veces lo recomendado por la OMS.

“Intervenir un colegio en El Agustino, distrito que posee la peor calidad de aire en Lima, era una contribución importante del banco para mejorar esta zona. Nosotros anteriormente habíamos trabajado con el colegio Defensores de Junín para elaborar los murales que pintamos en la zona de Puente Nuevo. Además, este centro educativo contaba con áreas verdes casi nulas”, menciona Joanna Carty.

PROYECTO

Aire elaboró el proyecto en coordinación con el Banco de Crédito del Perú. Este consistió en el pintado de 250 m2 con la pintura Boysen Knoxout + Cristalactiv, lo que generaría un efecto similar a que se plantaran 250 árboles adultos. Se consideraron además de trabajos de jardinería y talleres para los estudiantes.

“Conceptualizamos el proyecto de acuerdo a los requerimientos del cliente. En este caso se nos pidió que sean los voluntarios quienes hagan el trabajo. Es decir, que salgan de su zona de confort e hicieran labores de jardinería con la supervisión de un jardinero”, detalla Carty.

Por su parte, el banco, dentro de su Programa de Voluntarios por un Día, lanzó una convocatoria masiva a nivel de Lima para reclutar a los 35 colaboradores que participarían en esta iniciativa. “El perfil de voluntario con el que contamos es variado y existen personas solteras u otras con familia que no poseen el tiempo para una capacitación. Por lo tanto, les brindamos información detallada de la actividad para que la revisen previamente y al inicio de la intervención, fueron capacitados por la Asociación Aire”, detalla coordinadora del Programa de Voluntariado del BCP, Alexandra Infante.

Luego de llegar al colegio y recibir la capacitación de Aire, los voluntarios se dividieron en tres equipos: uno encargado de pintar, otro de los talleres y otros de jardinería. Tras el almuerzo, rotaron los equipos para que todos los voluntarios pudieran realizar las tres actividades. “Buscamos que salgan de su zona de confort y que se expongan a desarrollar acciones que no realizan con continuidad”, explica la representante del BCP.

El equipo de Aire diseñó las figuras para las pinturas con temas de valores, cuidado de la naturaleza y autoestima, temas coordinados con la dirección del colegio. Previo a la actividad de voluntariado, el equipo de Aire hizo el pintado de fondo de las paredes y proporcionó moldes de stencil a los voluntarios para que puedan co-crear el mural. Se pintaron 250 m2, repartidos en patios y balcones.

Consistieron en talleres para los niños sobre cómo realizar reciclaje, juegos y actividades de manualidades para fomentar su creatividad: se crearon muñecos con materiales como papel periódico, chapas de gaseosa, entre otros llegando incluso a fabricar una pelota de papel periódico que rebotaba. “El taller estuvo enfocado a hacer conciente a los niños que a temprana edad pueden ayudar y enseñarle a sus padres a reciclar. Ellos son la gente de cambio, porque si desde pequeño eres conciente del cuidado al medio ambiente, puedes cambiar tu generación”, detalla la gerente de proyectos de Aire.

Jardinería. Se realizaron trabajos de jardinería en una zona de 90 m2, que carecía de vegetación. Las labores se hicieron bajo la supervisión de un jardinero.

PROYECCIÓN

La coordinadora del Programa de Voluntariado del BCP indicó que en noviembre próximo planean replicar esta actividad en otro de los colegios donde realizan proyectos de responsabilidad social, para contribuir de esta manera a mejorar la calidad de aire.

Por su lado, la Asociación Aire busca desarrollar actividades de voluntariado similares con otras instituciones. Por lo pronto, han proporcionado la pintura Boysen Knoxout + Cristalactiv para un mural de 116 m2 desarrollado por el artista Amadeo Gonzales en las oficinas de Residencia en Miraflores.

 

Más información en revista Proyecta Ed. 34.

Bookmark and Share