La Fabrik: Pared de totora para 90 años

El estudio ASA Gimbert construyó una vivienda de madera de dos niveles y una azotea en la comuna de Guérande, zona de Francia donde aún se conserva la muralla medieval. Dado el clima lluvioso de la zona, la firma apostó por una pared de totora, materia prima que se halla en el lugar y que le entrega excelentes propiedades térmicas además de una vida, afirman, de 90 años.

El proyecto de vivienda de dos niveles y una azotea se ubica en el municipio de Guérande, uno de los pocos pueblos de Francia que ha conservado sus murallas intactas (1,434 m de circunferencia). La comuna ostenta desde el 2004 el distintivo de Ville d’art et d’historie (Ciudad de arte e historia).

Esta obra desarrollada por el estudio ASA Gimbert se sitúa entre los marais Salants (pantanos de Sal) y los marais de la Brière (pantanos de la Brière, famosos en el país europeo). Además el inmueble es cercano a la corona Norte de las murallas medievales, razón por la que se realizaron coordinaciones en la etapa de construcción con l’Architecte des Bâtiments de France (ABF), oficina a cargo de la protección del patrimonio en Francia.

PROYECTO

El proyecto se levanta sobre una manzana inicialmente destinada a las actividades artesanales. Se articula en un patio central revestido de granito, bordeado al oeste de un hangar reconvertido en oficina de arquitectura y al este de un muro lateral ciego, impuesto por un alineamiento preexistente de inmuebles.

La estructura del proyecto se compone de columnas y vigas de madera pino Douglas, material con clasificación IV que no se pudre al contacto con el agua y no requiere tratamiento. Los pilares se fijan con placas en el piso y se asienta sobre una losa de cal y fibra natural.

Toda la estructura en madera es impermeabilizada con caucho de etileno propileno dieno o EPDM, termopolímero elastómero con resistencia a la abrasión y al desgaste. “Es una membrana de caucho reciclado que lo protege de la lluvia”, señala el arquitecto Tom Gimbert, quien estuvo a cargo del proyecto junto a sus hermanos Maxime y Joel del estudio ASA Gimbert.

El primer nivel es una planta abierta con amplias puertas corredizas de vidrio que permiten vistas al patio pero deja que se vea el interior debido al muro ciego. Está revestido en una parte por paneles de madera de pino Douglas.

El segundo piso es un departamento de una sola pieza con una terraza exterior de madera, logrando una agradable vista a la calle así como visuales panorámicas plenas hacia las murallas medievales.

El primer nivel es una planta abierta mientras el segundo posee un departamento de una sola pieza.

 

Dado el inclemente sol de verano, la terraza es cubierta por listones de madera local obtenida de los árboles de castaña, material que posee una clasificación tipo 4 (no se pudre). Los listones están ordenados según un patrón y sujetos por cables de acero inoxidable y posibilitan que el interior de este nivel no pueda apreciarse desde la calle. “Posee tres funciones: protección visual, baranda para no caerse y protección solar funcionando como un sol y sombra vertical”, explica el arquitecto Gimbert.

La pared del lado lateral del segundo nivel está revestida con totora (roseau de la brière en francés), aprovechando la disposición de esta materia prima en la región. El elemento fue recogido a buen tamaño y puesto a secar para su posterior uso.

Su puesta en obra se hizo a través de atados colocados sobre un entramado metálico. Se logró un espesor de 25 cm y un conjunto homogéneo que brinda las propiedades de aislamiento térmico con la garantía que este material puede durar 90 años. “Es un material que tradicionalmente usamos para techos. Pero en el muro posee las mismas cualidades que ningún otro nos ofrecería para protegerlo de la caída de la lluvia además de aligerar los costos de mantenimiento. Empleamos también un muro de totora en nuestro proyecto Amantica Lodge en Puno, Perú”, sostiene el arquitecto.

La azotea del proyecto cuenta con un espacio destinado para una cama y una terraza exterior con piso de madera cumaru, que también se usó en la pequeña terraza del segundo piso. Este un material exótico africano que no deja traspasar el agua y es resistente a la lluvia, al frío y el calor. “Parecido a la madera hualtaco en Perú”, detalla.

Por otro lado, el arquitecto Gimbert explica que los pisos de los niveles primero y segundo son cubiertos con paneles de madera picea y se le colocó capas de un aceite natural que permite su conservación. “Se le da dos pasadas, queda un mes secando y luego dura para siempre. De esta forma está protegido, tal como si se empleara barniz, y puede limpiarse con un trapo”, puntualiza.

SOSTENIBILIDAD

Los principios bioclimáticos que inspiraron el proyecto son de sentido minimalista, con la búsqueda de compacidad y la valorización de los aportes solares a través de la superficie vidriada ubicada en la zona sur.

De otra parte, una ventilación mecánica controlada de doble flujo preserva la reserva de caloría acompañada de una bomba termodinámica para la producción de agua caliente. Esto posibilita que ocurra una inversión de tomas de aire en verano que logre el enfriamiento del primer piso en verano a partir de las calorías necesarias para el agua caliente.

 Esta obra y aventura arquitectónica ha sido posible gracias a los arquitectos Joel, Maxime y Thomas Gimbert de ASA Gimbert, quienes soñaron, imaginaron y permitieron la realización de esta obra. Otro partícipe del proyecto fue el arquitecto Régine Pellegreni, Architecte des Bâtiments de France (ABF) quien supervisa el proyecto por el lado de protección al patrimonio, y el carpintero Criaud Julien por su trabajo de adaptación y carpintería.

Esta obra y aventura arquitectónica ha sido posible gracias a los arquitectos Joel, Maxime y Thomas Gimbert de ASA Gimbert, quienes soñaron, imaginaron y permitieron la realización de esta obra. Otro partícipe del proyecto fue el arquitecto Régine Pellegreni, Architecte des Bâtiments de France (ABF) quien supervisa el proyecto por el lado de protección al patrimonio, y el carpintero Criaud Julien por su trabajo de adaptación y carpintería.

 

Más en revista Proyecta Ed. 34.