Koplast: “Nuestras tuberías de PVC cumplen con estándares a nivel nacional e internacional”

En la industria de la construcción, existen dos segmentos que demandan tubos y conexiones de PVC: Edificaciones y redes públicas. En ambos casos, la empresa peruana Koplast Industrial fabrica productos para una gran variedad de obras, independientemente del volumen que éstas demanden, implementando nuevas tecnologías y ofreciendo valores diferenciales señala el gerente general de la compañía, Jesús Salazar Nishi.

El ejecutivo considera que ninguna obra es pequeña, así se trate de una refacción de redes de distribución domiciliaria en una vivienda o una red pública que abastecerá de agua potable y alcantarillado a toda una población. “El tubo debe ofrecer todas las garantías para que los usuarios se sientan seguros de que la instalación no colapsará”, afirma.

Detalla que el segmento de redes públicas es el más demandado en volumen, tanto para redes de agua potable como las de alcantarillado, ya que estas obras requieren tubos de diámetros que pueden alcanzar los 630 mm. Estos proyectos son atendidos con productos que satisfacen las normas técnicas nacionales NTO-ISO 1452 y NTP-ISO 4435.

En el caso de las obras de edificación, se utilizan tubos y conexiones de PVC que van desde ½” hasta 2” en el caso de agua potable y desde 1 1/2” hasta 6” en el caso de desagüe, cumpliendo los requisitos de las normas técnicas nacionales NTP 399.002 y NTP 399.003.

“Nosotros cuidamos que los productos que ponemos a disposición de nuestros clientes tengan todas las garantías necesarias, por ello son sometidos a las pruebas que están definidas en las Normas Técnicas vigentes contando para ello con un laboratorio certificado, implementado con equipos debidamente calibrados”, afirma.

VALORES DIFERENCIALES

Salazar Nishi asegura que los productos de Koplast, además de cumplir con los estándares exigidos a nivel nacional e internacional son respaldados por su servicio técnico, que brinda asesoramiento directamente en obra y capacita a los maestros instaladores durante el proceso, incluyendo etapas de pruebas hidráulicas.

Destaca que el asesoramiento va más allá del tema técnico, pues se complementa con la revisión económica de la obra, buscando que el contratista maneje eficientemente sus recursos. Las conexiones inyectadas de PVC de Koplast ofrecen, además, un diseño atractivo y moderno, una combinación que ha generado aceptación por parte del público.

“Nuestro equipo cuenta con ingenieros que conocen las necesidades y culturas de nuestras regiones y sus propias características geográficas. Nuestras soluciones en tuberías de PVC cumplen con los estándares exigidos a nivel nacional e internacional para que las obras cuenten con las garantías y el respaldo que las comunidades necesitan”, detalla.

No obstante, el gerente general de Koplast asegura que el factor que realmente agrega valor diferenciado en su oferta a contratistas y usuarios, es el alto nivel de servicio en la atención de sus pedidos.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Salazar comenta que Koplast se caracteriza por su cultura organizacional, que promueve e impulsa la gestión de la innovación. Ello permitió desarrollar una nueva tecnología para fabricar tubos perfilados de PVC para uso en canales y drenajes, que van desde los 300 mm hasta los 3,000 mm.

Esta tubería es especial para la conducción de agua por gravedad y utilizada específicamente para obras de irrigación, centrales hidroeléctricas, carreteras, entre otras. Económicamente es muy ventajosa porque se puede transportar fácilmente, no requiere maquinaria pesada para su instalación, genera alta productividad de instalación y su costo es menor al de otras tecnologías como los tubos de pared sólida.

Koplast cuenta actualmente con una planta en la zona industrial de Lurín, que cuenta con toda la infraestructura necesaria para producir tubos y conexiones de alta calidad. “Estos factores nos permiten atender todos los requerimientos con un alto estándar de servicio y trabajo respaldado por la triple certificación internacional a nuestro Sistema Integrado de Gestión, compuesto por las certificaciones ISO 9001, ISO 14001 y OHSAS 18001”, detalla, y agrega que la planta ha sido diseñada exclusivamente para la fabricación de tubos y conexiones plásticas, permitiendo un alto nivel de desarrollo tecnológico y calidad en los productos.

PARTICIPACIÓN EN PROYECTOS

Salazar reitera que para Koplast es igual de importante la instalación sanitaria de un domicilio que la de una red pública que implica mucha demanda de volumen. Esa consideración, precisa, les ha permitido atender diferentes obras a nivel nacional como por ejemplo las redes públicas de ciudades como Paracas y Chincha Baja.

Indica que también han participado en obras de saneamiento en centros poblados de Sullana, obras de agua y alcantarillado en Lamas – San Martín, mejoramiento de redes de agua potable y alcantarillado de la provincia Del Santa en Áncash, y obras de saneamiento en redes públicas de Ferreñafe, en Lambayeque. También obras como el Hospital Central del Cusco, el Proyecto Especial de Majes, la Central Hidroeléctrica de Chaglla en Huánuco y Canales de riego en Puno.

Otras de sus grandes incursiones tecnológicas es la fabricación de tuberías para la conducción de fibra óptica. “Son tubos de polietileno de alta densidad que cumplen los exigentes requisitos para transportar un conductor tan sensible como lo es la fibra óptica y lo ofrecemos en sus tres presentaciones: Monotubo, Bitubo y Tritubo”, explica el gerente.

Actualmente, Koplast está trabajando la instalación de más de 800 kilómetors de ductos de polietileno que conducirán la red de fibra óptica del importante proyecto Gasoducto Sur Peruano. “Esta es una de las obras más importantes por su dimensión y trascendencia para nuestro país. También estamos presentes en la ampliación del aeropuerto internacional Jorge Chávez, atendiendo con tuberías para la obra Túnel de Gambeta”, concluye.

 

 Más en Suplemento Materiales y Procesos: Agua y Saneamiento.