Proyecto para la Ensad: El espacio público como escenario

El estudio Llatas ha desarrollado el proyecto de la nueva sede de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad). Planteado en el distrito limeño de Independencia, la iniciativa se constituye como una alternativa ante la falta de espacios públicos y de centros culturales de la zona gracias a su diseño que logra cubrir la totalidad de área pública.

La Ensad se encuentra ubicada actualmente en un espacio donado por el municipio en el Teatro “La Cabaña” dentro del Parque de la Exposición. Este local no cuenta con la infraestructura adecuada para una escuela de su nivel. Por ello, se plantea una nueva ubicación con un nuevo diseño planteado por el estudio Llatas.

UBICACIÓN

El nuevo local se situará en Independencia, distrito creado en la década de los 60 en los bordes de la ciudad, perteneciendo a lo que llamamos Cono Norte. Esta zona con el tiempo dejó de ser un borde para convertirse en centro.

La Ensad se levantará sobre un terreno de 42,508 m2, junto al Centro Comercial Plaza Norte. El terreno se encuentra a 15 minutos de la Estación Central del Metropolitano entre importantes avenidas como Tomás Valle (que conecta el aeropuerto), Industrial (conecta al eje articulador del distrito) y finalmente la Panamericana Norte (que atraviesa la ciudad de Lima).

Un detalle que encontró el estudio Llatas para el desarrollo del proyecto era que la Organización Mundial de la Salud plantea que cada habitante debería gozar de 8 m2 de patio, pero el distrito de Independencia cuenta con solo 0.79 m2 por habitante (el promedio en Lima es de 1.98 m2).

Esto sumado a la falta de espacios públicos, originaron los siguientes panoramas de evolución para integrar la Escuela Nacional de Arte Dramático con el espacio público. Independencia también carece de centros educativos por lo que se busca con este proyecto integrar una primera piedra importante cultural, educativa y amigable con la ciudad.

El proyecto de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad) se situará en Independencia, entre importantes avenidas como Tomás Valle, Industrial y Panamericana Norte. Como la zona posee una carencia de espacios públicos y de centros educativos, se busca con esta iniciativa integrar una primera piedra cultural, educativa y amigable con la ciudad.

 

DESCRIPCIÓN

El proyecto se desarrolla a partir de un eje que conecta la avenida Túpac Amaru y la bajada de los cerros colindantes, invadidos de casas, con el Centro Comercial Plaza Lima Norte. El programa se dispersaba por todo el terreno, elevándose en ciertos momentos para que durante el día, la primera planta pueda ser utilizada por el público en general. El black box (caja escénica) aparece como un hito rematando al final del eje. En la primera etapa del proyecto se cuenta con un 40% de área libre por lo que resulta grandilocuente, indican los arquitectos.

Siguiendo con la premisa espacial y visual de relación parque-escuela, escuela-parque, todo el programa se agrupa en un volumen longitudinal que mantiene su remate en el black box y que a la vez genera un espacio abierto de patio-parque en forma rectangular. El problema era el borde tan marcado que aparecía junto al límite de la calle Mercado, generando un callejón y la falta de relación de los flujos del entorno, respecto a la composición del proyecto.

Aparecen cinco volúmenes, cada uno con una función específica para la escuela requerida en el programa arquitectónico. Al estar semi-hundidos a partir del vacío de sus patios, generaban tensión con el flujo distrital sobre el parque. Este vacío se creó en base a la accesibilidad que hay con respecto a las actividades del entorno. En esta etapa el proyecto contaba con un 70% de espacios abiertos. Fue entonces cuando el estudio Llatas se planteó: “¿Cómo hacer para generar el 100 por ciento y a la vez no se sienta al edificio como un intruso encerrado entre sus muros perimétricos?”

Con una operación de llenos, vacíos y generación de pliegues, se logró una continuidad de espacios abiertos en todo el terreno, obteniendo que todos los volúmenes de la escuela, al estar a un nivel enterrado, logren una relación directa de iluminación y ventilación con sus patios. El black box más los otros volúmenes se transforman en una referencia de continuidad de la ciudad con un 100% de área libre. Esto se contrasta con el contexto cercano donde se ubica el Terminal de Transporte de Lima Norte, cercado en sus cuatro lados, sin áreas verdes y solo con espacios abiertos en las zonas de parqueo.

Los espacios más cerrados y públicos se presentan a pie de la avenida, generando un muro acústico para los demás pabellones de la escuela. Las salas de lectura se protegen de la luz con las celosías vueltas graderías, que a la vez sirven para ventilar de forma natural el pabellón. 

 

PROGRAMA

El estudio Llatas plantea cinco zonas para el proyecto:

Espacio Interpretación: En un inicio tanto el terreno de Plaza Lima Norte como el terreno de la Ensad estaban unidos. Luego de construirse el centro comercial, la otra parte del terreno quedó vacía y aislada. Ubicar la caja de las salas de teatro a pie de la avenida Industrial los termina por dividir, y es la oportunidad de rearticular y aprovechar el gran flujo que proviene desde las tiendas del mall, generando un hito en el centro donde una vez solo fue un terreno.

El acceso peatonal hacia las salas está ubicado en la planta libre. Dado que Lima está sobredensificada de paneles y afiches de publicidad en la calle, se quiso integrar esta idea a una de las fachadas del Black box, pero con un carácter más artístico y cultural llamada pantalla urbana.

Espacio exhibición: El proyecto contempla integrar espacios para la exposición temporal y fija; así como un auditorio para el público en general. La actual Ensad en el Parque de la Exposición presenta solo una pequeña sala donde se exponen las máscaras, títeres y escenografías. Pero retomando las exposiciones, se generarían ingresos operativos que ayudarían con su alquiler al mantenimiento de la escuela.

El nivel de ruido más fuerte se concentra en la avenida Túpac Amaru. Por ello, los espacios más cerrados y públicos como las salas de exposición se presentan a pie de la avenida, generando un muro acústico para los demás pabellones de la escuela.

Espacio centro estudiantil: En el centro estudiantil se encuentran la biblioteca y cafetería. Estos espacios son accesibles tanto para los alumnos como para la gente que trabaja en la administración de la escuela. Por eso se piensa ubicarlo en la zona central.

Las salas de lectura se protegerán de la luz con las celosías que van de piso a techo y que podrán usarse como graderías. Esto a la vez permitirá ventilar de forma natural el pabellón. Se planteó utilizar el techo sobre la biblioteca para amortiguar el ruido generado por el tránsito de personas en la cubierta y generar un mayor confort en su interior.

Espacio aulas: Las aulas se encuentran en la otra esquina del terreno a la misma distancia desde la avenida Túpac Amaru como de la Tomás Valle. Es la zona más silenciosa del proyecto y se relaciona directamente con el Black box y el centro estudiantil.

Presenta un tercer acceso que conduce al visitante a una plaza previa para luego ingresar a la zona de aulas. Los espacios para práctica, danza y escenografía están dirigidos hacia el ponente por lo que se buscó protegerlas mediante la misma celosía que se usó para la biblioteca. En tanto, las aulas teóricas se abren hacia el sur para recibir la mejor luz.

Espacio administración: Este espacio está separado de la zona de enseñanza a partir de una plaza. El mismo concepto que se tomó para separar y a la vez integrar los pabellones, tiene un carácter más semipúblico donde se concentrarán tanto alumnos como usuarios de visita.

Existe un flujo relativamente alto que proviene del mercado de Independencia. El proyecto se abre a este flujo, donde las cubiertas toman el carácter de circular directamente hacia el parque o poder estar en ellas.

 

FICHA TÉCNICA

Arquitectos: Llatas. Colaboradores: Enrique Llatas, Elías Díaz, Solange Gonzales, Manuell Martínez, Gloria Cárdenas, Karina Gutierrez. Cliente: Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad). Ubicación: Independencia, Perú. Área: 42,508 m2.

 

Más en revista Proyecta Ed. 37.