La firma multinacional de arquitectura Spark, especializada en diseño urbano, presentó una iniciativa enfocada en mejorar la costa este de Singapur. La propuesta se basa en una serie de refugios elaborados con basura plástica reciclada de las playas del sudeste asiático, y busca crear conciencia sobre la belleza y fragilidad de los océanos.

 

Beach Hut ofrece la posibilidad de alojarse en estructuras altas y coloridas inspiradas en las casas de playa victorianas de Norfolk (Inglaterra) y los palafitos de Muizenberg (Sudáfrica). Las cubiertas fueron fabricadas en tejas de HDPE o polietileno de alta densidad, con diferentes patrones perforados que crean diversos grados de solidez. Además, tienen la transparencia suficiente para ver el océano manteniendo la privacidad.

Los patrones se imprimen con una película fotovoltaica en la parte superior de la estructura y genera energía para abastecer al ventilador y las luces LED en el interior. Para poder acceder es necesario subir por una escalera de cuerdas de acero sostenida por un tronco con agregados de vidrio reciclado.