Interiorismo

La compañía de diseño Britto Charette, conformada por el diseñador de interiores peruano Jay Britto y el arquitecto norteamericano David Charette, y que tiene presencia en las ciudades de Miami, Nueva York y Lima, estuvo presente en la vigésima edición de Casa Cor con un espacio que destaca por su elegancia, dramatismo y su vínculo cercano con el Perú.

“El elemento más resistente no es madera, no es piedra, no es acero, no es vidrio. El elemento más resistente en construcción es el arte. Hagamos algo maravilloso”. Con esta frase nos recibe el Espacio Helsinki, uno de los ambientes más elegantes y llamativos de la edición 2015 de Casa Cor, realizada en el Edificio Ronald del Callao.

La diseñadora de interiores Erika Zielinski participó en Casa Cor 2015 con el Opera Loft, un ambiente de características industriales que se mezcla con elementos comunes del mundo de la ópera, creando un nuevo estilo Baroque Industrial. El lugar cuenta con materiales reciclados como tuberías antiguas y materiales de construcción como madera, concreto y ladrillo expuesto, que contrastan con llamativos telones de seda y terciopelo.

Las diseñadoras Luz María Dasso, Erika Torres, Lucía Gianoli y Patricia Díaz son las creadoras del Loft de la Fotógrafa, uno de los espacios más conceptuales de Casa Cor 2015. Ubicado en el segundo piso del Edificio Ronald, la vivienda ha sido pensada para una joven profesional de la fotografía de entre 30 y 35 años, que suele viajar constantemente y plasma en el espacio sus gustos y personalidad.

La ubicación en la Bahía del Callao y encontrarse al interior de la Casa Valega, monumento histórico del primer puerto del país, fueron fuentes de inspiración para la arquitecta Vera Velarde en el desarrollo de su proyecto en Casacor. “Dormitorio de hijo con baño” es el nombre de este espacio que da la sensación de sumergirse en la profundidad del mar.

El trabajo en espacios compartidos facilita la interacción, genera sinergias y brinda nuevas oportunidades tanto a empresas como trabajadores independientes de diferentes rubros. Bajo esa idea funcionan las oficinas de Comunal Coworking en Barranco, en un local de casi 500 m2 lleno de elementos lúdicos, donde cada persona aporta un poco de su identidad para darle vida.

El estudio Siete Treinta Arquitectos realizó una intervención en el local de Amarena Mercatino, una pequeña tienda de exhibición y venta de alimentos hechos artesanalmente, convirtiéndolo en un espacio optimizado para exhibir los productos, con una iluminación especial y un ambiente personalizado, que resulta muy llamativo para los visitantes.

El chef Christian Bravo busca innovar en el mercado gastronómico a través de novedosos formatos. Tras convertir en franquicia Bravo Restobar, el también empresario decidió apostar por otro producto: The Wall Ultralonge, dirigido a un público selecto con una edad promedio de 30 años. Encargó el diseño de la nueva propuesta al estudio Oneto/Sousa Arquitectura Interior.

En el cruce de las avenidas Primavera y Caminos del Inca, en el distrito limeño de Surco, funciona el recién inaugurado Burger Factory. Un restaurante - bar que establece dentro de su compacto espacio una conexión muy cercana con los clientes, quienes pueden apreciar la preparación del producto en un ambiente agradable y lleno de elementos vintage, cuyo diseño hace referencia a las grandes metrópolis estadounidenses, cuna de las hamburguesas tal como las conocemos en la actualidad.

La cadena de pastelerías “Las Delicias” con diversos locales en Lima y provincias, decidió incursionar en el distrito limeño de Miraflores -específicamente en la avenida Manuel Villarán-, con una nueva marca e imagen. Por ello, encargó esta labor al estudio Oneto/Sousa Arquitectura Interior.

Página 2 de 2