Cobertura de Cidelsa protege restos arqueológicos del Museo de Sitio Bodega y Quadra

Cuando se realizan hallazgos arqueológicos, se requiere que éstos, dado su antigüedad e importancia, estén protegidos de las inclemencias del clima. Por ello, el yacimiento arqueológico - histórico rescatado en el Museo de Sitio Bodega y Quadra en el Centro de Lima está cubierto por una tensoestructura proporcionada por la empresa peruana Cidelsa.

Según explica el jefe de Arquitectura de Cidelsa, Guillermo Carella, esta cubierta se compone por una estructura metálica que se conforma de postes, vigas y arcos sobre los cuales se extiende una membrana de PVC/Polyester resistente a los rayos UV y con una protección contra el fuego que está acorde con las normas internacionales vigentes.

La cubierta se organiza en cuatro módulos estructurales continuos, soportados por diez columnas metálicas. Sobre cada columna recae un cable tensor de la membrana y nacen las vigas que soportan los arcos centrales en los ejes alternos, detalla Carella y agrega que esta membrana, de forma anticlástica le proporciona estabilidad estructural a la superficie, prescindiendo así de vigas de arriostre o soporte para la cubierta.

«Para el caso del Museo de Sitio Bodega y Quadra se usaron dos tipos de membranas traslúcidas, blanco al centro y segmentos triangulares transparentes en el perímetro con el propósito de aumentar la luminosidad natural del ambiente», sostiene el arquitecto.

De la misma forma, Carella contó que el montaje de esta tensoestruc­tura que cubre alrededor de 900 m2 fue complejo debido a que el diseño, inicialmente modular, tuvo que adecuarse a la planta existente. Sin embargo, lo que más incidió para estos efectos, fueron sin duda las limitaciones en el acceso y el tener que realizar los trabajos rodeados de restos arqueológicos propios del museo.

«Por ser patrimonio histórico y encontrarse aún en investigación, existen zonas que no debían tocarse. Esto nos obligó a replantear algunos apoyos, se hicieron varios levantamientos topo­grá­ficos y sutiles modificaciones al proyecto», comenta.

 

El jefe de arquitectura en Cidelsa, explicó que todo contribuyó a que los trabajos realizados en el Museo de Sitio Bodega y Quadra se extiendan por más tiempo del que normalmente se requiere. A pesar de ello, la ejecución de los trabajos se realizó en dos meses, tiempo que incluyó la ejecución de las obras civiles, la fabricación y montaje de las estructuras e instalación de la cobertura.

Entre las ventajas que otorga el uso de esta tensoestructura, el arquitecto dijo que «desde el punto de vista espacial la primera ventaja es que el ambiente queda muy iluminado ya que la cubierta es traslúcida y esto genera un área más amplia. En cuanto al material, este tiene la ventaja de ser muy ligero (750grs/m2) y resistente. A su vez, está protegido por un revestimiento (PVDF Coating) que le proporciona resistencia a los rayos UV y cuenta con protección contra el fuego conforme con las normas internacionales vigentes».

Las obras en las que se ha utilizado este sistema tienen diferentes usos. «Los colocamos en zonas como terrazas pequeñas, centros comerciales hasta el Estadio Nacional en Lima, Perú. En Chile hemos techado varios estadios, estaciones de Metro, colegios y actualmente se ha iniciado la remodelación del Aeropuerto de Antofagasta. De igual manera en Colombia, Argentina y Ecuador, hemos colocado estas tensoes­tructuras, que es un sistema que se adapta a cualquier proyecto, abierto o cerrado. Además, las formas en las que se usen dependerán de la imaginación del proyectista», finaliza.

Publicado en revista Proyecta Ed. 18.