Concurso en la Universidad Enrique Guzmán y Valle: Jerarquizando subespacios

El equipo ganador de un concurso de urbanismo promovido por la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle-La Cantuta plantea jerarquizar una serie de subespacios, que solucionen los problemas de accesibilidad universal encontrados en la mayor parte del recinto y que a su vez permita elevar la calidad y confort de las áreas exteriores de esta casa de estudios.

La Universidad Enrique Guzmán y Valle, a través de la Oficina de Infraestructura, tiene programado dentro de su plan de acción mejorar las condiciones para la circulación peatonal. Por ello ha priorizado la ejecución del proyecto “Mejoramiento de las vías de circulación interna, señalización y ornato en la Sede Central de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle”.

Para lograr este objetivo, convocaron a un concurso que fue ganado por los arquitectos Bernardo Aguilar León, Carlos Ramos Abensur y Álvaro Rodríguez Padilla.

SITUACIÓN. El proyecto urbano se encuentra emplazado dentro de las instalaciones de la universidad, ubicada en el distrito de Lurigancho-Chosica, provincia y departamento de Lima, en la avenida Enrique Guzmán y Valle S/N.

Dentro de las medidas perimétricas descritas se encierra un área de 251,790.31 m2 y la suma de sus lados es de 2,181.94 ml. El área colinda por el este con la Cooperativa Villa del Sol; por el oeste con la Urbanización La Cantuta y propiedad de terceros; por el norte con la Asociación de Vivienda Villa Chosicana y la Gruta; por el sur con cerros.

El clima de la zona es soleado la mayor parte del año aunque su cercanía a la sierra hace que reciba entre los meses de diciembre a marzo lluvias esporádicas y en algunas ocasiones llegan a escucharse truenos. Por lo general la temperatura promedio oscila entre 17°C y 26°C.

Se proponen una serie de elementos formales a manera de pérgolas dispersas en el paisaje, las cuales permiten generar espacios agradables de reunión para los alumnos. Se plantean acabados rústicos y durables como el concreto rastrillado y la gravilla en pisos, gaviones para el pequeño anfiteatro.

 

ESTADO ACTUAL. Para facilitar el análisis del estado actual de pavimentos y áreas verdes del recinto estudiantil, el grupo de arquitectos lo ha dividido en sectores.

Sector 1: Abarca las vías peatonales principales desde el ingreso hasta la plaza de Rectorado donde se encuentra un asta. También está la vía transversal que comunica la Facultad de Ciencias con las de Pedagogía, el Estadio, etc.

Estas vías peatonales son de cemento pulido. Existen algunas intervenciones recientes como rampas de acceso para discapacitados que se encuentran en buen estado, caso contrario al área no intervenida que se encuentra en mal estado. En general, la situación de estas sendas es regular.

Sector 2: Abarca la vía perimetral oeste que parte desde el ingreso principal hasta la parte posterior de la universidad. Aquí se encuentran las facultades de Primaria, Educación Inicial, el Gimnasio, el ingreso a las facultades de Tecnología, entre otras. Esta vía se encuentra en mal estado, puesto que presenta grietas en varios sectores de su extensión.

Las veredas adyacentes a esta vía no presentan una sección continua. Existen intervenciones recientes en buen estado pero aisladas, mientras que en otras zonas no existen veredas o se encuentran en mal estado, siendo la más crítica la Facultad de Educación Inicial.

Sector 3: Considera la vía perimetral este que limita con el Rectorado, Servicios Académicos, pabellón de Humanidades y Ciencias Sociales, entre otros. También pertenece a este sector el área adyacente a la parte posterior de la zona de servicios académicos.

La primera vía referida presenta grietas en algunas zonas. Las veredas adyacentes se encuentran en buenas condiciones, producto de una intervención reciente. La segunda vía no tiene pavimento que la conforme. Esta zona está en las inmediaciones del cerro.

Sector 4: Se compone de la vía perimetral norte en la que se encuentra la zona de estacionamientos. Esta vía comunica el ingreso con la zona este de la universidad donde se ubica el Rectorado.

El estado de estas vías es regular, algunos sectores presentan grietas y necesitan ser reparadas. Las veredas ubicadas a lo largo de la vía se encuentran en buen estado, mientras que el piso y áreas verdes de los estacionamientos están en regular estado. En el extremo noreste de esta vía hay canales en desuso que necesitan mantenimiento.

Sector 5: Abarca la zona ubicada al sur, que comprende las vías que limitan con el pabellón de Mecánica, Tecnología, la capilla y el centro médico de la universidad. La intersección de estas vías se encuentra en mal estado. Las vías que van hacia los pabellones a partir de este punto regulares, así como las veredas. El área verde está bien. La vía que va desde el punto de intersección hacia el centro médico no existe.

Sector 6: Se compone de la vía perimetral sur que limita con la universidad y la estribación andina sur. Aquí se ubican las zonas posteriores de la facultad de Agropecuaria y Nutrición, la de Tecnología, la de Educación Artística.

Esta zona posterior a las facultades están en pésimas condiciones. El pavimento y el área verde están deteriorados y en algunas zonas ya no existe. Los pavimentos de las facultades sí están bien.

PROPUESTA. La propuesta tiene como punto de partida los objetivos planteados en el Perfil de Inversión Pública (PIP) elaborado por el magíster ingeniero Jorge Alberto Alarcón de la Cruz en septiembre de 2014. Ahí se proyecta optimizar las condiciones de transitablidad vial y ornato en la ciudad universitaria.

Por ende la propuesta se enfoca en la mejora de la infraestructura vehicular y peatonal, el tratamiento y diseño adecuado de las áreas verdes, así como del mobiliario urbano necesario para generar un ambiente adecuado y confortable para los estudiantes, docentes y trabajadores.

Se ha tomado en cuenta como idea primigenia la estructura urbana general planteada en el PIP, la cual propone dos espacios de congregación y una serie de subespacios de estar de menores dimensiones, articulados por una serie de caminos o veredas.

Este planteamiento ha sido ajustado y mejorado según consideraciones específicas de uso para cada sector de la Universidad, se propone jerarquizar una serie de subespacios, que de solución a los problemas de accesibilidad.

Estos subespacios o pequeñas plazas propuestas, se articulan de manera eficiente, aprovechando y resolviendo los desniveles naturales del terreno y generando espacios de relajación, contemplación, descanso y tertulia para los estudiantes, protegidos del sol y la lluvia mediante pérgolas y bancas que se integran estéticamente con el entorno de la universidad.

En cuanto a los materiales se proponen veredas de concreto pulido y concreto estampado, vías vehiculares de concreto en algunas zonas y asfalto en otras.

El mobiliario se plantea urbano con una mixtura de materiales: bancas de madera, metal y concreto, pérgolas de metal y madera, papeleras de concreto, y luminarias en metal y madera.

 

Publicado en revista Proyecta Ed. 38.