Iniciativa de mexicanos extranjeros para casas antisísmicas

“De Corazón a Corazón” es la iniciativa puesta en marcha por mexicanos prominentes en el extranjero a fin de posibilitar la construcción de casas adecuadas en México para resistir temblores y que además tengan precios accesibles.

El proyecto se inició a raíz de los temblores de septiembre del año pasado en México, pero se ha extendido a las necesidades de vivienda de inmigrantes mexicanos que regresan de Estados Unidos. “No somos cerebros fugados, sino comprometidos con México desde el extranjero“, declaró a Notimex Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, jefe del Grupo de Investigación en Cardiología Molecular del Instituto de Bioquímica de la Universidad Justus Liebig, en la ciudad alemana de Cottbus.

La primera casa antisísmica desarrollada se entregará en Oaxaca. Se va a hacer un estudio del impacto social de ese tipo de construcción. Los grupos de la Red (Capítulos) en Suiza y en Italia ya se sumaron a la iniciativa y van a enviar en marzo a urbanistas al istmo de Tehuantepec para que hagan el diseño urbanístico. La técnica para la construcción de esas casas procede de Irán, un país altamente sísmico, pero fue perfeccionada y adaptada a las necesidades de México por un experto, Luis Daniel Beltrán, que también pertenece a la Red de Mexicanos Calificados. Se usan materiales de la región como el adobe y otros elementos que hacen la mezcla muy fuerte. “Lo relevante es que son casas circulares y no tienen un punto de quiebre. Durante el temblor, la energía se distribuye en forma circular en los domos y no se caen”.

Los domos, que tienen forma de cúpula, pueden aguantar hasta terremotos de magnitud 9.4, dijo Cabrera Fuentes. “Son casas de techo alto como las antiguas que se usan en el istmo, de dos metros y medio de altura. Son viviendas bien estructuradas, durables a largo plazo. Cumplen con los requisitos internacionales para garantizar la larga duración”, explicó Beltrán.

Cabrera Fuentes le ve una gran perspectiva urbanística al proyecto. “Se le acerca gente al ingeniero porque nunca han visto una casa a base de domos que además es antisísmica. Hay interés y aumentará cuando ya entreguemos las primeras”, estimó.