Japón planea tener el rascacielos de madera más alto del mundo

El constructor y desarrollador inmobiliario Sumitomo Forestry, especializado en la industria forestal, planea tener para las próximas décadas el ambicioso objetivo de desarrollar un torre rascacielos de madera con 350 m de altura.

El proyecto, diseñado por Nikken Sekkei, buscará combinar una proporción de 9 a 1 de madera y acero para la particular estructura solicitada por Sumitomo para celebrar el 350 aniversario de la compañía en el 2041 con una estructura que transforme a Tokio en un bosque.

La estructura de la torre de madera más alta del mundo cumplirá con los reglamentos antisísmicos para este tipo de edificios y se destinará para un hotel, oficinas, residencias y tiendas. Su costo estimado será de unos US$ 5,900 millones. Cuando finalice, la torre de Sumitomo Forestry no solo será la más alta del mundo, sino que también superará a los rascacielos tradicionales de todo Japón.

“La madera es un excelente material por su disponibilidad, es apropiado para entornos sísmicos por su flexibilidad y en caso de un temblor, es un componente más fácil de remover que el concreto y el acero”, dijo Riccardo Tossani, del estudio de arquitectura que lleva su nombre en Tokio, especializado en diversos proyectos en Japón.

Sin embargo, el mayor desafío está en las exigentes regulaciones gubernamentales ante incendios que impuso Japón luego de la experiencia vivida durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Tokio. Como antecedente, el particular rascacielos de madera cuenta con el antecedente del nuevo Estadio Nacional de Tokio, cuyo diseño ideado por el arquitecto Kengo Kuma también apela al uso de la madera.