La madera y su acústica en el Teatro del Biobío

En marzo fue la inauguración del Teatro del Biobío en Concepción (Chile). La obra es del premiado arquitecto Smiljan Radic Clarke, quien puso a la madera como protagonista de esta estructura gigante de seis pisos y en donde 25,000 m2 son de este noble material.

Según los especialistas el uso de la madera por sobre otros materiales en los teatros tiene que ver con su capacidad de atrapar y envolver el sonido. Esto, unido a la versatilidad que da en otros ámbitos, cómo los escenarios en donde la estructura se puede montar y desmontar en poco tiempo y a menor costo.

“Esta es una sala que tiene que ser de oratoria y ópera, con frecuencias y bandas sonoras distintas. Al tener un lugar de madera, éste es más versátil y su sonido se puede manejar para distintos propósitos”, explicó el productor técnico del Teatro Biobío, Matías Ulibarry.

Y por eso es que en las dos salas con las que cuenta el teatro están integrados cuatro tipos de tabiques de madera, los cuales tienen cortes, orificios y calados para darles la frecuencias y difracciones que se necesitan para espacios que deben ser destinados a distintos espectáculos.

La elección del tipo de madera y su color tampoco fue al azar o por gusto de los creadores del proyecto. Cada recinto cultural debe estudiar qué es lo que quiere proyectar, de cuántas personas serán sus salas y qué tipo de espectáculos albergarán para definir de qué manera se utiliza esta materia prima.

En el caso del Teatro Biobío, los tabiques acústicos perforados y los acanalados están pintados de negro y tienen un absorbente acústico que sirve para manejar las frecuencias. “La madera en general se trabaja en cuanto al estudio acústico que se haga y a lo que quieres llegar. Entre más rugosa, tiene más absorción acústica y lumínica. Entre más lisa y brillante más difracción sonora (rebote) existe. Tiene que ver con el uso sonoro y lumínico”, agregó Ulibarry.

“La madera es un elemento súper dúctil. Se puede tallar, cortar. Este es un espacio versátil y dispuesto a la creación y en este sentido, la madera ayuda mucho”, aclara Matías Ulibarry.