PetroPerú dejará de recibir US$ 75 millones por cierre temporal de la Refinería de Talara

El presidente de Directorio de PetroPerú, Carlos Paredes, señaló que el cierre de la Refinería de Talara, que dejó de operar el 31 de diciembre del 2019, ocasionará un impacto negativo de unos US$ 5 millones cada mes. Ello significa que la petrolera estatal dejará de percibir un total de US$ 75 millones hasta la puesta en marcha de la nueva refinería.

Según Paredes, el cierre de la antigua refinería por un plazo de 15 meses ya había sido previsto a fin de llevarse el proceso constructivo del Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara. Ello significa que la empresa deberá buscar nuevas formas de financiamiento para poder cubrir su operatividad.

“Es algo que ya estaba previsto, no vamos a tener refinería alrededor de quince meses y eso tiene un impacto de menor margen para PetroPerú, pero eso ya estaba previsto. La forma en que se diseñó la nueva Refinería de Talara implica que durante un tiempo la antigua refinería deje de operar”, detalló.



Por su parte, el especialista en temas energéticos, Aurelio Ochoa Alencastre, refirió que la cifra es acorde a los estándares internacionales y al tamaño que tiene la antigua refinería.

“En este caso solo se refiere a la paralización y el efecto económico sobre PetroPerú, porque estaría dejando de procesar y de ganar lógicamente, lo que va a hacer ahora es importar para que no falte en el mercado peruano”, dijo, consultado por La República.

En relación al abastecimiento de combustible mientras no esté en marcha la nueva minería, Paredes aseguró que PetroPerú ha importado y comercializado el producto necesario para cubrir la demanda nacional. Asimismo, precisó que la importación no afectará el precio de los combustibles.