Presentan Plan de Gestión de Sequías para el sur del país

La Embajada de Australia en el Perú, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y la Organización Científica e Industrial de Australia (CSIRO) presentaron el Plan de Gestión de Sequías Cuencas Caplina Locumba, como política preventiva ante la anunciada escasez de lluvias que se produciría desde fines del presente año en el sur del país.

El director de la Dirección del Sistema Nacional de Información de Recursos Hídricos (DISNIRH), Carlos Manuel Verano Zelada, destacó que es el primer plan en su tipo que se ejecutará en el país, específicamenteen la cuenca Caplina - Locumba, ubicada entre los departamentos Tacna, Moquegua y Puno, que en conjunto tienen una superficie de 18,059.1 km².

El jefe de Proyectos en Perú – CSIRO Tierra y Agua, el científico australiano Neil Lazarow, dijo que el Plan de Sequías se implementa y desarrolla en la región más árida de Perú, donde existen muchos actores que compiten por el uso del agua. Advirtió que el cambio climático producirá mayores eventos extremos, por lo que esta iniciativa puede implementarse en cualquier otro lugar. En tanto, el asesor de CSIRO, Richard Hopkins, detalló el Plan y la importancia de la gestión de riesgo de sequía y reveló que también por primera vez se realiza un índice de cultura del agua.

A su vez, el gobernador de Tacna, Omar Jiménez, destacó la labor de la Autoridad Nacional del Agua y su preocupación por la seguridad hídrica nacional, afirmando que el Plan de Gestión de Sequías Cuencas Caplina Locumba tiene importancia capital para el desarrollo macrorregional del sur.

El Plan de Gestión de Sequías de la Cuenca Caplina-Locumba y su implementación en los departamentos de Tacna, Moquegua y Puno, es una respuesta inmediata de la Autoridad Nacional del Agua, ante el anuncio del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI), que existe la posibilidad que en el sur del país desde fin del presente año e inicios del 2019 habrá ausencia de precipitaciones pluviales por el efecto del Niño débil, que calentará las aguas del océano pacífico en casi tres grados de temperatura.