Las plantas absorben la humedad a través de sus raíces. Esta capacidad les permite incluso sobrevivir en terrenos salinos, como en el caso de los manglares que crecen sobre el agua. En base a este proceso, un grupo de investigadores del Departamento de Energía del Politécnico di Torino (Italia) creó un dispositivo de desalación que requiere solo de energía solar.

Sudáfrica es un país que aún tiene acceso limitado a recursos básicos como agua y saneamiento. Teniendo en cuenta este problema, la arquitecta y diseñadora local Nicole Moyo ha propuesto una solución integral denominada Ukubutha (que significa “reunirse” en Zulú, un grupo étnico africano).

“Ulta Chaata” es un novedoso sistema en forma de paraguas invertido que puede convertir agua de lluvia en potable, pero además, es capaz de generar energía eléctrica valiéndose del sol para brindar iluminación. El concepto fue ideado por un matrimonio hindú, conformado por el ingeniero Samit Choski y la arquitecta Priya Choski.

El gobierno de Kenia ha emprendido un proyecto a base de energías renovables para abastecer de agua al condado de Tharaka Nithi de Kaari, una zona rural con muchas limitaciones económicas y de infraestructura. Con una inversión equivalente a US$ 80,000, se utilizan sistemas fotovoltaicos que facilitan el bombeo de agua en ríos cercanos.

Investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (KAUST) en Arabia Saudí, han presentado un nuevo tipo de hidrogel modificado que, aprovechando su enorme capacidad absorbente, es capaz de recolectar agua de la atmósfera en lugares áridos o sin acceso a agua potable.

El estudio de diseño neoyorquino “Agency-Agency” junto al diseñador local Chris Woebken, colocó una serie de accesorios de plomería color azul brillante en los hidrantes de incendio de la ciudad de Nueva York, a fin de convertirlos en fuentes de bebida para los transeúntes. La iniciativa busca encontrar respuestas de diseño a los problemas de falta de agua que apremian al mundo actual.