Un grupo de estudiantes del Institute of Advanced Architecture of Catalunya (IAAC) crearon un prototipo de muro compuesto por burbujas de hidrogel, con el cual proponen enfriar diversos tipos de ambientes sin utilizar aparatos de climatización como el aire acondicionado, lo que se ahorra energía y disminuye las emisiones de CO2.

Las ciudades afectadas por las sequías podrían verse beneficiadas por un nuevo material capaz de extraer agua potable directamente del aire. El nano material tiene forma de esponja y ha sido desarrollado por la Universidad de Limerick (Irlanda) en conjunto con la fundación “Molecule”. La idea es utilizarlo en deshumificadores existentes, a fin de que puedan ayudar a los sistemas HVAC a ahorrar energía y ofrecer a la vez una nueva fuente de agua.

Una de las muestras más llamativas del Festival de Diseño de Londres es un sistema modular de azulejos infundidos con algas, cuya función es filtrar tintes químicos tóxicos y metales pesados fuera del agua. “Indus”, como se denomina el proyecto, fue creado en la escuela de arquitectura Barlett, del Reino Unido, y forma parte del programa de la curadora Jane Withers, que explora las alternativas de protección ambiental a partir del diseño.

Se calcula que cada día se utilizan más de 141,000 millones de litros de agua para descargar los inodoros. Ante ello, investigadores de la Universidad de Pensilvania proponen una nueva tecnología, diseñada para hacer que los inodoros sean resbaladizos, de modo tal que puedan limpiarse a sí mismos, reduciendo a la mitad el uso de agua en el procedimiento.

El estudio londinense Future Facility ha diseñado un sistema de filtración capaz de generar agua mineral alpina, al reproducir tanto su sabor como sus propiedades benéficas para la salud. El aparato emplea el procedimiento de ósmosis inversa y nace como respuesta a los problemas de sostenibilidad asociados al agua embotellada.

Aprovechando la derogación de una ley que impedía la edificación en zonas de tsunami en las costas de Oregón, el estudio Yost Grube Hall Architects ha diseñado el Edificio de Estudios Marinos, una infraestructura de 6,600 m2 capaz de resistir un gran terremoto y tsunami. En caso de desastre, las ventanas podrán separarse permitiendo que el agua fluya a través de la planta baja, mientras los ocupantes se mantienen seguros en los puntos más altos.